lunes, 10 de diciembre de 2018

Maratón de Málaga 2018



Un año más mi familia y yo hemos estado en Málaga éste fin de semana, disfrutando del buen tiempo que ha hecho. En ésta edición de la Zurich Maratón de Málaga he notado algo menos de afluencia de corredores, y eso que se ha incluido la media maratón. 


Algunas novedades como la breakfast run del sábado, donde se pudo correr los últimos 5 km antes del gran reto y el adelantar la salida media hora han sido todo un acierto por parte de la organización, evitando así un poco el calor.



Como he dicho, las suaves temperaturas permitían a los corredores andar en tirantes ya desde antes de comenzar la carrera, éste año sin agobios ni apretones en la salida,  yo estaba un poco molesto de una pierna pero sabía que era algo sin importancia, que en cuanto empezara a correr se me quitaba, los primero kms pasan de prisa , no pierdo de vista la liebre de las 3:15 , así que bien por que mi objetivo era 3:30. 

Sobre el km 15 sin novedad, en las avenidas grandes aún alcanzo con la vista la misma liebre,  al pasar por el medio maratón me da un poco de flojera pero bueno, no me salto ningún avituallamiento y los vasos de sales incluso me paro a beberlos, porque es muy desagradable echárselo encima.

Callejero de Málaga en el interior de la zapatilla.


En seguida entramos al puerto, una de las zonas más bonitas de la carrera, llena de luz y con el mar a escasos metros. 
Por el km 28 estamos mas o menos por el Martín Carpena, damos una vuelta al Estadio de Atletismo y noto un pinchazo en un dedo del pie izquierdo, es una vegiga y ahí si que llego a preocuparme muchísimo pero casi milagrosamente a los dos kms desaparece el dolor. 
Paso por el 35 , éste km es de los que se me hacen interminables, bien por que pican hacia arriba o por que me da la flojera.     
Ya empiezan  a aparecer algunos corredores caminando, otros tocándose los gemelos , aparece un tipo cojonudo montado en bici y ofreciéndose para echar reflex a destajo.

Me acerco a la recta final, hace tiempo que perdí la referencia de las 3:15,  así que debo estar mas cerca de las 3:30 pero ni me molesto en mirar hacia atras, concentrado en el trazado, en la respiración y en la hidratación, yo siempre con mi botellita en la mano.

Paso el km 40 y me pega un latigazo igual que el de antes pero en el otro pié, pero ya que más dá, tendría que estar muriendo para parar,   aquí es donde la gente te lleva en volandas, pasamos junto a la catedral, la calle Larios tan engalanada por Navidad, y finalmente salimos de nuevo al Paseo del Parque, la meta se ve al final,  km 42 pero aún queda esos dichosos 195 metros que te van a llevar a la gloria, paso la meta, paro el crono y DIOS!!!!, veo que aun rodando menos a gusto que el año pasado, he bajado en minuto y medio, 3:25.

Me voy hacia el fisio que me pone fisiocrem en la mano y me siento a masajearme las piernas, ya no quiero dar ni un paso mas...

Orgulloso de pasear el escudo de CASTRO DEL RÍO por las calles de MÁLAGA.


He echado en falta las fotos de otros años en el momento de entrar en meta y entrega de la medalla pero bueno, hay que esperar que salgan las fotos de la organización para ver esas caritas de esfuerzo.

Ahora es momento de descansar y recargar las pilas , sin dejar de lado la buena alimentación y el ejercicio físico diario.

Dios bendiga cada una de las personas que hacen grande ésta Maratón, desde tod@s l@s que la corrimos a tod@s l@s que la organizaron, los grupos de animación y tod@s l@s que nos insuflaron ánimos durante el recorrido, os deseo una feliz Navidad  y nos vemos en la próxima edición en 2019.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen éste blog.
Muchas gracias de parte de Lolotron,
más conocido como Manuel Bermúdez.
(Castro del Río , Córdoba).