martes, 28 de marzo de 2017

El ave martillo.




Es un ave delgada que habita en ríos y pantanos de África, mide hasta medio metro y pesa sobre el medio kilo.

Una de sus peculiaridades es que  hacen unos nidos impresionantes, los más grandes que se puedan ver, están continuamente añadiendo materiales, hasta más de dos metros y con un agujero de entrada de apenas 15 centímetros, por eso algunas veces dejan a sus crías mucho tiempo solas por que están muy protegidos, son realmente " los albañíles del mundo animal".



Debe su nombre a la forma de su cabeza y gran pico, parecido al del pelícano, tiene los dedos palmeados, suelen ser de color marrón, sus plumas y tienen alas muy grandes.

No suelen emigrar a ningún sitio, son sedentarias y siempre cerca del agua.

Les encanta alimentarse de ranas pero también de cualquier animal pequeño de agua.
Suele ser silenciosa en solitario y ruidosa en grupo.
En cuanto a la descendencia tiene polluelos durante todo el año, suelen incubar desde tres a siete huevos blancos durante un mes en el que se turnan macho y hembra.

Los polluelos nacen con plumaje blanco que rápidamente cambian y están con sus padres sobre  dos meses.

En algunas tribús se considera este pájaro como que dá mala suerte, más o menos como los gatos negro aquí en España.


Os dejo con otra curiosidad que me he encontrado éste fin de semana pasado en la costa malagueña, con un olivo totalmente cargado de trama, algo  que no es propio de éste momento.




Ésto debe ser debido a las temperaturas más suaves que se dan cerca del mar durante todo el año, pero a mi no deja de impactarme.



Feliz martes a tod@s.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Media Maratón en mi pueblo, Castro del Río.



 
El pasado domingo fué un día muy especial para mí, aunque lleve apenas 5 o 6 meses practicando éste deporte, tenía mucha ilusión en correr por las calles del pueblo.

Se presentaba un día caluroso, quizas hubiése sido mejor la salida a las nueve que a las diez. Acompañado de mi amigo Rafa recogimos nuestros dorsales y con tiempo calentamos bastante rato, hasta me dió tiempo a contestar unas preguntas para la emisora vecina Cancionero Radio de Baena.

Sobre la centena de participantes, más numerosos niños, han acudido al evento.

Salimos del campo de fútbol, situado en la parte alta del pueblo(dónde está la piscina, el pabellón y las pistas de tenis y padel), dirección al centro, salimos a la redonda, llano convento y ribera del río, donde había un circuito de dos vueltas pasando por el cruce de la carretera Bujalance, después camino Jaén (un par de kms) y la parte más dura, subida al punto de salida.

Llegando a meta, dándolo todo.


Las sensaciones han sido muy buenas durante la carrera, lo que no quita unos dolores de gemelos durante un par de días después.
He conseguido parar el reloj en 1:36, diez minutos menos que la última media hace un par de meses, ¡casi no me lo creía!

Rafael Jimenez en sus últimos metros.


En la meta el habitual regalo de camiseta, ésta vez no muy bonita por el color negro, ración de ensalada de pasta,barrita energética, botella de agua, pequeño bote de aceite de oliva, magdalena de Bellido, manzana y bolsita de frutos secos , además de una cerveza de lata.

También había unas mesas con platos de comida para recuperar fuerzas.

Con mi trofeo y el de mi compañero.


La entrega de medallas y trofeos se hizo esperar un poco, había muchas.
Y para mi sorpresa, y por el carácter no acumulativo de los trofeos, me hice con el segundo mejor local.

Aquí estoy, un recién llegado del atletismo  al lado de un grande como José Bueno.

Primero y segundo local.

Mi más sincera enhorabuena para el Patronato de Deporte local y agracecimiento a todos los voluntarios y entidades colaboradoras que hacen posible éste tipo de eventos.

Fotografías obra de Ayuntamiento Castro del Río.

Sin más me despido, hasta la próxima, animando a tod@s a practicar deporte en la medida de las posibilidades de cada uno, feliz miercoles.



miércoles, 8 de marzo de 2017

Arroz con leche de cabra.



Preciosa foto de la piara de cabras pastando.
No sé cuanto tiempo llevaba sin hacer arroz conleche en casa, pero por lo menos 7 meses.

Ayer tarde estuve visitando el corral de un viejo amigo que tiene cabras, de todas las edades.

 Me estuvo contando que ahora no es el momento en el que mas rendimiento de leche se les saca.

Alimentandose con las tetas a tope de leche.

 Me explicó de qué se alimentan cuando no salen del corral, pudé ver un pienso compuesto que llevaba de todo, habas pequeñas, garbanzos, cebada y unas bolas grandes de plástico llenas de mazorcas de maíz enteras trituradas, las cuales no tenían muy buen aspecto pero a las cabras les encantan.

Tiene un color muy atractivo.


Me ofreció un poco de leche y me llenó una botella en cuestión de tres minutos, directamente de la cabra a la botella y sin derramar una gota.
En ése momento te das cuenta de la nobleza de éste animal.

El momento de hervirla.

Es un tipo de leche que yo he consumido muy exporádicamente y quizás por eso no me guste demasiado pero en cuanto a cualidades nutricionales seguro que es igual o mejor que la de vaca.

Me contó que cuando mejor sabe es cuando la cabra está recién parida y cuanto más tiempo pasa la leche se hace más espesa y con sabor más fuerte.

El resultado de litro y medio y 250 grs arroz aprox.


Es importante hervir ésta leche antes de consumirla. Una vez llegué a casa, no perdí el tiempo, la esterilicé y me puse a hacer el arroz con leche.

La presentación bonita.

La única diferencia que he notado con respecto al arroz con leche de vaca es que éste queda ligeramente más cremoso, si tenéis la oportunidad hacedlo alguna vez, saludos a tod@s y hasta la próxima, feliz miercoles.

lunes, 6 de marzo de 2017

Visita al Foster Hollywood.



Hace ya mucho tiempo que quería visitar éste establecimiento y el sábado pasado por fín estuve cenando.
El ambiente era abarrotado, apenas había mesas, al entrar  te inundaba el olor a carne asada y a picante, con el típico decorado americano informal con mucha madera.

La carta no era demasiado extensa pero todo tenía buen aspecto, de precio medio alto.


Para comer nos pedimos brochetas de pollo sobre arroz salvaje( la mayoría del arroz no era salvaje, solo algunos granos) acompañado con salsa de soja y sésamo, y mi acompañante pidió fingers de pollo fritos con tiras de apio, muy bien presentados, con salsa barbacoa.



Además nos pusieron el set de ketchup y mostaza por si nos apetecía.

Nos ofreció postres pero no había tiempo para ello, ya que ibamos al cine.

Mi decepción vino con lo más tonto, con la bebida, pedí un acuarius de naranja y me trajeron el acuarade, que no es lo mismo y al pagar vi que me lo cobraron a 3.40 , creo recordar, y no es que fuera caro , es que el cliente tiene derecho a pedir toda las unidades de bebida que le apetezca pagando la primera a ese precio. 

Para mí una falta de información ya que el camarero tiene que entender que no todo el que llega es cliente habitual.

En definitiva, buena experiencia , un saludo a tod@s y feliz semana.