martes, 24 de octubre de 2017

Chuletón de Ávila.

Ternera con patatas caseras y piquillo.


Comerse un chuletón de ternera de 700 gramos es una experiencia que ninguna persona debería dejar de hacer en su vida, si además está hecho a la brasa con leña de encina y te lo comes en Ávila, en un restaurante céntrico con vino de la tierra y buena compañia, es algo excepcional.

Estaba exquisita.


Nos decantamos por un menú de 25 euros, con una ensalada variada con bolitas de queso fritas y aliñada con frutos rojos, de segundo la carne y de postre helado y hojaldre. Todo exquisito aunque el postre flaqueo en cantidad.

También probamos las típicas patatas revolconas  que básicamente son un puré con un intenso sabor a pimentón y acompañado con unas cortezas de cerdo.

Parte de la muralla.


Ávila es una ciudad pequeñita pero con mucho encanto, tiene una fortaleza bastante amplia que se puede visitar desde 5 euros, está muy bien restaurada y cubierta de un césped muy cuidado, también hay bonitos miradores, algunas esculturas, entre ellas das del político Adolfo Suarez. 

Tamaño real.

Otra zona de interes son los llamados Cuatro Postes, aunque nosotros solo pudimos contemplarlos desde el auto, no había tiempo para más.



Otra cosa por lo que se caracteriza es por acoger estudiantes de toda la geografía española, que intentan entrar en la academia de la policía nacional, donde pasan un año de intensa preparación antes de entrar en el cuerpo. 

Orgulloso de ser andaluz.

Además también llegan miles de personas que se preparan por su cuenta para examinarse de pruebas físicas y teóricas, esto hace que la población de la ciudad aumente mucho en algunas fechas.
Precisamente hoy es un día de pruebas físicas para muchos chabales, desde aquí las mejores de las suertes.

Afortunadamente acompañó el buen tiempo aunque ya se sabe que en ésta ciudad hace muchisimo frío y también nieva con frecuencia.

También me gustaría comentar que los precios de alojamiento son bastante buenos, ya que encontramos una habitación doble muy acogedora y céntrica en un hostal por un precio de 38 euros, algo que en el centro de Córdoba es imposible.

Sin más me despido hasta la próxima, un saludo  y feliz semana.

lunes, 16 de octubre de 2017

Restaurante Pomodoro en el Arcangel.







Imagen de https://focusme.com/blog/pomodoro-technique/

Si os digo que en 7 días ya es la segunda vez que visitamos éste restaurante, da muestra de lo mucho que nos gustó, tanto el servicio, la decoración del local, por supuesto la comida y por último los precios.

Raviolis de espinaca y queso.


El servicio es muy rápido, es del tipo de pagar lo que vas a consumir en la barra, dar el numero de mesa y llevarte tú mismo la bebida a la mesa.

Ensalada parmigiano

La decoración del local es bastante ochentera, con manteles de cuadritos blancos y rojos, cuadros de comida en las paredes, una bicicleta antigua roja colgada en la pared y una parte del techo que cambia de color, es bastante espacioso y eso nos viene bien por el carro del bebe.

Especie de empanadillas de salmón.


La comida es muy auténtica, con los platos más tradicionales de Italia con muchísimo sabor, las decoraciones son  bonitas, y las salsas están muy ricas.

Hamburguesa ternera.

Algunas raciones son algo escasas con lo cual a no ser que te comas una pizza, necesitaras dos platos para quedarte satisfecho, los postres son los tradicionales (panna cotta, tiramisú,  milhojas o algún helado) o bien un surtido de éstos por un precio algo mayor.

Lo que más me gusto, en cualquiera de su variedad,la pizza.


Todos los platos tienen el mismo precio, 3.90 creo recordar, con lo cual por unos 10 euros puedes comer como un marqués, lo que más me gustó fue la pizza, pedimos la funghi, la que lleva champiñones y estaba deliciosa con esa masa finita y tostada.... mmmm que rico
por cierto la comida sale en un pis pas , otro punto a su favor

Por decir algo no tan bueno, no dispones de aseos, bueno no exactemente, hacen uso del del centro comercial que está un poco más alejado de lo que suele ser habitual.
Un saludo  a tod@s y feliz semana, chao chao.

martes, 10 de octubre de 2017

Albóndigas en salsa para el otoño.



Siempre he dicho que las albóndigas es un plato de mis preferidos, tanto en salsa como en caldo.  Es una receta bastante elaborada aunque podemos optar por comprar las albóndigas ya hechas, aquí en Castro las venden de muy buena calidad.

Para la receta necesitamos:

  • Medio kilo de carne de pollo.
  • Medio kilo de carne  magra de cerdo.
  • Un poco de jamón picado.
  • Pan rallado, huevo, perejil, ajo, sal y pimienta, zumo de limón.
Para la salsa:
  • Aceite de oliva.
  • Una cebolla grande.
  • Dos pimientos rojos grandes.
  • Dos zanahorias grandes, un vasito de vino blanco.
  • Dos tomates maduros grandes o tomate triturado de lata.
  • Una hoja de laurel o tomillo al gusto, sal y pimienta.
  • Opcional, unos guisantes.

La elaboración es muy básica aunque para los nuevos cocinillas es bueno dar algunos consejos, por ejemplo, pedir al carnicero que nos pique la carne, mezclar todo con nuestras manos hasta conseguir una masa uniforme más dura que blanda, untarnos la mano con zumo de limón para formar las bolitas, que éstas no sean muy grandes.

Antes de dorar la cebolla me gusta dorar las albóndigas (hay gente que prefiere enharinarlas y freirlas pero yo lo veo más trabajoso para un resultado parecido), después dorar todo la verdura y triturar, juntar con las albóndigas y cocinar unos 10 minutos más.

Eso es todo amig@s, espero que os animéis a prepararla y recordad que si a la primera no os sale demasiado bien, es algo que le pasa a todo el mundo.

Recordáos que éste fin de semana tenemos en CASTRO DEL RÍO  la décima feria artesanal ARS OLEA, con multitud de actividades, degustaciones, catas de aceite, de vino, demostraciones de elaboración de bollería, cócteles..., en fin un gran evento que cada año se supera.


Saludos a tod@s, chao chao

lunes, 2 de octubre de 2017

Escapada a Cádiz ,2 ª parte.



Nuestro tercer día en Cádiz estuvimos visitando el casto histórico del Puerto Sta María. Lo más reseñable quizás sea la Plaza de España con una Iglesia bien bonita . 

A la hora de comer hay bastantes opciones, nos decantamos por el Bar Tapería QUE VIVA LA PEPA. calle luna, 41, un lugar en el que además hay actuaciones musicales. La carta no es muy extensa.


Degustamos la tabla de quesos, todos ellas con gran sabor y personalidad, destacando el queso Payoyo.


 La tabla de ahumados acompañado de tomate, orégano y anchoas.



También pedimos la ensaladilla que estaba muy buena y la carrillada ibérica en salsa, bien de sabor aunque con la salsa poco trabada, exceso de aceite y unas patatas fritas demasiado blandas.



Es un lugar muy recomendable , buen precio y mejor servicio, de aquí seguimos paseando dirección al puerto, me llamó la atención que no hay ninguna calle o monumento con el nombre de Cristobal Colón.

Nos despedimos de Cádiz con parada obligatoria en Jerez, que tan buenos recuerdos me trae de mi tiempo de trabajo en el Hospital, hubo suerte y nos pudimos parar cerca de la Catedral, desde allí paseamos dirección la Plaza Central, desde allí (no se como se llama , es la del tiovivo), después dirección el Mercado que estaba cerrado por domingo, la Biblioteca( de las más bonitas que he visto) y vuelta hacia atrás.

Para comer elegimos la Muralla y menudo acierto, un local aparentemente pequeño pero que consta de tres plantas, muy bien organizadas y funcionales. La cocina está en la planta alta, por eso usan ascensor tanto para subir la materia prima como para bajar los platos de comida. 
Elegimos menú del día que se agradece siendo Domingo a 9,90, creo recordad que con bebida y postre.



Yo comí ensalada mixta, correcta y un estofado de venao que no olvidaré en la vida, pese a que no estoy a acostumbrado a carnes de caza, ésta carne estaba en su punto y la salsa tenía matices cítricos, picantes y una textura magnífica.


Mi mujer probó la ensaladilla, generosamente servida y con un inesperado sabor a jamón, y la fritura de pescado.



Para terminar probamos la típica tarta de la abuela, más que buena.


De verdad que nos encantó el restaurante LA MURALLA, Calle Larga Nº 5, comida y servicio sobresaliente.
Y así acabo nuestro viaje y pusimos rumbo a CASTRO DEL RÍO.

Un saludo a tod@s y hasta la próxima entrada, feliz lunes chao chao.