miércoles, 23 de abril de 2014

Muy buena experiencia gastronómica en El txoko de la Mary.



Nuestra estancia en Bilbao fué bien corta, exactamente seis horas pero gracias al barco que atraviesa la ciudad pudimos ver muchas cosas y hacer varias fotos.

Una ciudad realmente bonita y grande, muy cuidada, con gente muy agradable aunque también con la extraña sensación como de estar en el extranjero.



Lo primero intentar aparcar, imposible, toca pagar parking, que mal rollo!!!
Segundo paso, oficina de turismo, cogemos el mapa y a andar, andamos el centro, el tiempo acompaña, un escaparate, otro, una tienda de vinos, llegamos a una plaza grande, empezamos de pinchos!!


Te das cuenta de la importancia que le dan a la comida, todo muy elaborado, bien de presentación, de temperatura, cualquier barecillo tiene la barra llena de pinchos, que gozada.



La hora de sentarse a comer y tenemos la suerte de entrar en el TXOCO DE LA MARI, un local de diseño, muy acogedor,butacas para sentarse, con personal muy joven que por 10 euros te hace disfrutar de un menú del día que puede ser rissoto de ibericos(muy suave de sabor y totalmente cremoso, como tiene que ser), ensalada de la casa(con queso de la zona y muy abundante), de segundo merluza a la cosqueña(punto perfecto del pescado, cremita con guisantes, patata panadera ternisima y langostino), para terminar "flan de arroz con leche y helado de frutos rojos" muy bien presentados con algo de nata.

Todo un acierto, te quedas con las ganas de volver, si así era el menú no me quiero imaginar la carta.

Sales del restaurante, entras a una tienda, recuerdos , recuerdos y mas recuerdos de Euskadi, si yo lo que busco es vino!
Por fin una tienda de vinos y parece que liquidación por jubilación, entramos y lo tenemos claro, xchaloli, el vino blanco de la zona ¿cual me recomienda? yo como siempre ni el más caro ni el más barato, pero eso si el que hace Karlos Arguiñano tengo que comprarlo( ya os contaré como es).



Sales cargado y solo piensas en llegar al coche, descargas y buscas el barco que bien, ya sale, una horita sentadito, aunque hace un poco de aire, todo precioso, el museo Gughemheim, las viejas fabricas de hierros, el nuevo San Mames,la torre Iberdrola, los puentes....
Acaba el viaje, hora de volver, ¿se puede hacer más en menos tiempo? yo creo que no, ahh! si, comerte un cronut y ponerte de chocolate hasta las orejas.
Y para despedirme algo de música.


1 comentario:

  1. A mi Bilbao també em va agradar molt, però també em vaig cansar força de caminar...m'apunto el lloc de dinar per si algun dia hi tornem! Una abraçada Manuel!

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen éste blog.
Muchas gracias de parte de Lolotron,
más conocido como Manuel Bermúdez.
(Castro del Río , Córdoba).