sábado, 2 de febrero de 2013

Atención, atención!!


Hoy en la cocina y los animales tengo poco tiempo y  voy  a echar mano de un artículo que ley hace unos días en  animalastnews.blogstpot.com.es y me pareció muy interesante, dice así:

Problemas de Comportamiento Canino: Agresión en Perros
La agresión en perros es el problema de conducta más graves que los dueños de mascotas deben tratar y es el problema por el cual más frecuentemente los propietarios consultan a los especialistas en comportamiento animal. Es en gran parte prevenible si el propietario comprende los períodos de crecimiento canino y los factores que influyen en el desarrollo de la conducta agresiva. 

Períodos críticos de socialización 
El conocimiento de los períodos de crecimiento inicial de los perros ayuda a entender la agresión canina.Los cachorros tienen una necesidad crítica para la socialización de entre tres (3) semanas de edad, que es cuando pueden ver y escuchar, hasta las catorce (14) semanas de edad.Es mejor comprar cachorros de entre siete y ocho (7-8) semanas de edad para una socialización adecuada en el nuevo hogar.De ocho a diez (8-10) semanas es un período de miedo, en el que el cachorro no debe ser disciplinado severamente y debe manejarse con cuidado por los adultos y los niños. A las catorce (14) semanas se inicia la adolescencia que termina cuando el cachorro alcanza la madurez sexual, por lo general en alrededor de 14-15 meses de edad.Si un cachorro no ha sido socializado en el momento en que tiene 14 semanas de edad, nunca puede ser digno de confianza alrededor de la gente u otros perros. Cachorros criados en jaulas en las que reciben muy poco contacto humano a menudo siguen siendo tímidos con la gente, sobre todo si no se venden antes de las 14 semanas de edad.Los perros alcanzan la madurez sexual entre los seis y catorce (6-14) meses de edad.Durante este período, por lo general empiezan a ladrar a los extraños y ser más protectores, y los machos comienzan a levantar una pata al orinar.Presentrarle a extraños (adultos, niños y otros perros) en su casa durante este período también es importante, especialmente si el cachorro se ha perdido la socialización temprana. 

Factores que influyen en la agresión 
Los factores genéticos y hereditarios juegan un papel importante en la agresión.Razas de protección tales como Doberman, Akita y Rottweiler se espera que sea más agresivo que el Golden Retriever y Labrador Retriever. Sin embargo, una correcta socialización puede hacer que cualquier raza se convierta en un adorable miembro de la familia.
La endogamia puede crear temperamento inestable, y las hormonas pueden contribuir a las tendencias agresivas en perros machos no castrados, hembras en celo o en falso embarazo, y en hembras con cachorros. 

El Medio Ambiente: las condiciones de vida, la falta de socialización, el castigo excesivo, el ser atacado o asustado por un perro agresivo, el ser echado a perder o recibir demasiados elogios injustificados por parte de su dueño, el estar aislados del contacto humano o estar expuesto a las burlas frecuentes de los niños o ser provocado por corredores. Todo lo anterior también pueden influir en la agresión. 
Los perros, a diferencia de las personas, tienen un orden en la manada que determina su posición social, un orden en la manada que se establece y mantiene por el lenguaje corporal. Algunos perros ocupan el estado dominante o alfa, y algunos tienen bajo rango o estatus omega. Cuando los perros viven con la gente, miran a los humanos como miembros de la manada y tratan de establecer su lugar en el orden social, cuestionando a los miembros de la familia más sumisos, sobre todo a los niños. Si los perros muestran un gesto dominante, tal como gruñidos mientras custodiaban el plato de comida, y no se corrigen de este comportamiento, han establecido un poco de la posición dominante sobre alguno o todos los miembros de la familia. Si estos gestos dominantes permanecen sin corregir, el perro poco a poco gana estátus sobre alguno o todos los miembros de la familia. 
Los signos sutiles de la dominación por lo general pasan desapercibidos o no se entienden hasta que el perro muerde al hombre por intentar arrebatarle su posición alfa. El dueño no entiende la progresión de las conductas y culpa a su perro de morder "sin razón". Estos perros con frecuencia terminan en los refugios de animales y son destruidos por sus propietarios que han malinterpretado el desarrollo de la conducta agresiva. 






Tipos de Agresividad

La agresividad según la American Veterinary Society of Animal Behavior (AVSAB) pude ser clasificada en alrededor de 20 tipos diferentes. Esta clasificación puede simplificarse de la forma siguiente:

1) Agresividad con causa orgánica:  Incluye la agresividad causada por hidrocefalia, epilepsia y enfermedades del sistema endocrino. Pueden incluirse también en este grupo la agresividad por irritabilidad, la agresividad por dolor y la agresividad por lapsus mentales. La agresividad por causa orgánica se presenta en el 15 al 20 % del total de los casos de agresividad. Por tanto, es razonable sugerir que la primera actuación del propietario frente a un caso de agresividad debe ser consultar al veterinario para descartar problemas orgánicos.

2) Agresividad sin causa orgánica: Los tipos más frecuentes son : agresividad por dominancia o competitiva (40 al 80 % de todos los casos), agresividad por miedo, agresividad territorial, agresividad maternal, agresividad redirigida y agresividad intrasexual.

Agresividad Competitiva
Como ya se dijo, la forma más frecuente de agresividad hacia personas es la agresividad competitiva o por dominancia. Esta forma se manifiesta principalmente en machos no castrado, y menos frecuentemente en machos castrados. La agresividad competitiva puede darse a cualquier edad. El problema suele desarrollarse cuando el animal tiene entre uno y tres años, pero ocasionalmente puede aparecer antes.

La agresividad competitiva se dirige hacia las personas con las que el perro convive normalmente; frecuentemente, sólo alguna o algunas de estas personas resultan afectadas. Ocasionalmente, la agresividad competitiva puede manifestarse además hacia personas desconocidas.

El diagnóstico de agresividad competitiva depende de las tres consideraciones siguientes:

1. Debe descartarse previamente cualquier forma de agresividad con causa orgánica (manejo veterinario)

2. La postura del animal durante los episodios de agresividad deben ser posturas características de un animal dominante (cola recogida, orejas dirigidas hacia atrás y extremidades ligeramente flexionadas).

3. La agresividad se manifiesta en situaciones relativamente predecibles:

- La persona que es víctima de la agresividad del perro intenta retirar la comida o cualquier objeto que despierte el interés del animal.

- La persona toca al perro, intenta castigarlo o simplemente molesta al animal mientras está descansando.

- La persona establece contacto visual directo con el animal.

                                    

Prevención de la agresión
El objetivo principal es simple: "No permitir que su perro alcance un estado dominante sobre cualquier adulto o niño".
Si los perros conocen siempre su rango social y nunca se les permite desafiar a la gente, suelen ser buenos miembros de familia. 
La primera regla para evitar problemas es escoger la raza y el cachorro correctos para cada futuro propietario.En otras palabras, el Rottweiler o Akita no son razas adecuadas para un propietario manso o suave o para el propietario "macho" que busca un perro duro y agresivo; el Dálmata y el Perdiguero De piel lisa no encajan con modos de vida sedentarios; al Perro pastor Shetland o al Chihuahua no les gustan los niños bulliciosos, camorristas, etc. De la misma manera, un cachorro de Pit bull terrier se hará cargo de la casa de un propietario sumiso mientras que un cachorro tímido necesitará de atención suplementaria para adaptarse a una casa activa.
La prevención de la agresión incluye la socialización temprana. Los cachorros deben ser manejados con cuidado, especialmente entre tres y cuatro (3-4) meses de edad. Deben ser alimentados a mano por los niños y adultos y ser enseñados a tomar su alimentos sin acapararlo o abalanzándose sobre él. Tampoco se le debe permitir el perseguir a niños o a corredores, saltar sobre las personas, montar las piernas, o gruñir por cualquier motivo. Nunca deben recibir o ser parte de juegos violentos, agresivos (ej: lucha libre, juegos de la guerra, etc). Los cachorros no deben ser castigados físicamente por la conducta agresiva, sino que se le debe negar los beneficios de la agresión, evitar que repita la agresión y enseñarle algún comportamiento alternativo. 
Si un cachorro muerde o salta sobre los niños, los niños deben hacerse cargo gritándole "No! y cruzar sus brazos (para proteger las manos y los brazos de ser agarrados) y apartarse del cachorro. A los cachorros les encanta jugar, y si se le niega la diversión cuando se vuelven demasiado agresivos, que van a aprender a jugar con más calma. 
El cachorro debe ser parte de la familia y debe aprender a aceptar a los mensajeros, técnicos y otros desconocidos. Para ello, una vez que han sido vacunados contra las enfermedades caninas comunes, los cachorros deben ser expuestos a otros perros no agresivos y a otras personas desconocidas para que aprendan que otros perros, así como otras personas fuera de su familia también son amables. 
 
                                                  

¿ Por qué aparece la agresividad competitiva ?
1. Los perros mostrarían hacia las personas muchas de las pautas de conducta que son propias de la organización social de los cánidos, dichas pautas incluyen el establecimiento de relaciones de dominancia, que el perro crearía con cada una de las personas con las que convive normalmente.

2. La relación de dominancia empezaría a establecerse durante el período de socialización y juvenil. La conducta de juego y muy especialmente el resultado de situaciones de competencia entre el perro y cada persona determinarían la relación de dominancia. Por tanto, el perro podría ser dominante respecto a algunas personas y subordinado frente a otras. La agresividad competitiva o por dominancia se mostraría sólo hacia las personas que el animal percibe como subordinadas. La conducta agresiva aparecería cuando la persona en cuestión se comportara como dominante.

3. La tendencia de cada de animal a mostrarse dominante dependería en parte de factores genéticos y sería más marcada en machos que en hembras. Esta tendencia propia del perro se convertiría o no en un problema de agresividad en función de la respuesta de cada persona.

Tratamiento de la agresividad competitiva
Para corregir un problema de agresividad competitiva es imprescindible invertir la relación de dominancia que se ha establecido entre el perro y la persona o las personas afectadas, algo que NO puede hacerse sin la colaboración de dichas personas y la asesoría de un adiestrador profesional. Dicho muy brevemente, esta inversión se realiza mediante el reforzamiento negativo de la conducta agresiva y el reforzamiento positivo de las conductas de subordinación. Es importante que el reforzamiento lo lleven a cabo todas y cada una de las personas hacia las que se dirige la agresividad. El adiestramiento en obediencia es un excelente método para lograr un mayor control sobre el animal.



Ésta noche son las candelarias , una buena excusa para salir con los amigos a comer bacalao y beber cervecita por la gorra alrededor de una candela, feliz sábado a todos , o lo que queda de él, un saludo chao chao.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen éste blog.
Muchas gracias de parte de Lolotron,
más conocido como Manuel Bermúdez.
(Castro del Río , Córdoba).